Gorda - Estreno 14 de Enero - Paseo La Plaza

5.0
Valoración:

Categorías:

Elenco: elenco

Dirección: direccion

Lugar: lugar

Funciones: funciones

Ficha Técnica: fichatecnica

Comentarios: 0

fotos

Sinposis

>

GORDA, la obra más provocadora del nuevo teatro norteamericano, se estrenará el 14 de enero de 2008 en la Sala Pablo Picasso del Paseo La Plaza. GORDA volverá a reunir a los mismos protagonistas (Gabriel Goity y Jorge Suárez), al equipo creativo (Daniel Veronese en la dirección, Alberto Negrin en la escenografía, Gonzalo Córdova en luces), y a los mismos productores (Pablo Kompel y Ana Jelin), de la exitosa El Método Gronholm.

El rol protagónico femenino será asumido por la actriz Mireia Gubianas, quien recreará el mismo rol de la exitosa temporada de la obra teatral en Barcelona. Tommy (Gabriel Goity) es un hombre exitoso que se enamora perdidamente de Helena (Mireia Gubianas); una mujer inteligente, graciosa, sensual, divertida y con 30 kilos de más. Al conocerse el romance, sus amigos Charly (Jorge Suárez), y Juana (María Socas), comienzan a hostigarlo con comentarios que llegan a la crueldad y terminan haciendo mella en un hombre obsesionado con la imagen de triunfador que transmite. Forzado a defender su relación con Helena, Tommy se enfrenta con sus propios preconceptos acerca de las apariencias. Tommy hace lo que puede, hasta que debe tomar una decisión.

Funciones en www.paseolaplaza.com.ar Miércoles, jueves y domingo 20:30 horas Viernes 21:30 horas Sábado 20:30 y 22:30 horas Entradas desde $ 40.-

EL AUTOR Y EL DIRECTOR Neil Labute (Autor). Es posiblemente el autor teatral contemporáneo más controversial y aclamado en Estados Unidos. Sus obras teatrales incluyen a Filthy Talk for Troubled Times; In the Company of Men; Bash: Latterday Plays - protagonizada por Calista Flockhart; The Distance from Here; The Shape of Things; Merge; The Mercy Seat - protagonizada por Live Schreiver y Sigourney Weaver; Autobahn; Some Girl(s) - protagonizada por David Schwimmer; Fat Pig (Gorda) - interpretada por Jeremy Piven-; This is How it Goes protagonizada por Ben Stiller y Amanda Peet; Wrecks unipersonal protagonizado por Ed Harris y In A Dark Dark House.

Labute es también director y guionista para cine. En cine, escribió y dirigió In The Company of Men; Your Friends and Neighbors; Nurse Betty; Bash; The Shape of Things; Possession; The Wicker Man y Lakeview Terrace. Es autor también de la colección de historias cortas Seconds of Pleasure. Nacido en 1961 en Detroit, Labute estudió en la Brigham Young University, donde se unió a la Iglesia Mormona. Su primera película, In the Company of Men, protagonizada por Aaron Eckhart, fue filmada en dos semanas con sólo u$s 25.000; recibiendo los premios principales del festival Sundance, el Independent Spirit Awards y el New York Film Critics Circle.

El estreno de su obra Bash desencadenó la finalización de su membresía a la iglesia Mormona. Su próximo proyecto será la adaptación para cine y dirección de The Danish Girl. Daniel Veronese (Director). Autor y director teatral. En las ediciones 1999, 2001, 2003 y 2005 se desempeñó como curador del Festival Internacional de Teatro de Buenos Aires. Durante más de diez años fue integrante del Elenco de Titiriteros del Teatro San Martín. Es además miembro fundador del grupo de teatro El Periférico de Objetos, creado en 1989. En este grupo participó de los siguientes montajes: Variaciones sobre B... ; El Hombre de Arena; Cámara Gesell; Máquina Hamlet; Circonegro; Zooedipous; Monteverdi Método Bélico y El Suicidio. Apócrifo 1.

Independientemente del grupo ha realizado numerosas puestas como autor y director: El Líquido Táctil; Breve Vida; La Muerte de Marguerite Duras; Mujeres Soñaron Caballos; Open House; La Niña Frí¬a; Minyana sobre Francia; La Forma que se Despliega y Un hombre que se ahoga (versión de Las Tres Hermanas de A. Chejov); España a una mujer que se mata (versión de Tí¬o Vania de Chejov) y Teatro para Pájaros. Ha recibido el KONEX de Platino, la Beca Antorchas, el Primer Premio Municipal de Dramaturgia y el Primer Premio Nacional de Dramaturgia, entre otros premios. Sus espectáculos e intervenciones performáticas recibieron producciones de diversos festivales e instituciones del exterior: Theatre der Welt, Festival de Avignon, Kunsten des Arts, Hebbel Theatre, Holand Festival, Con sus versiones de Chejov visitó los festivales internacionales más prestigiosos, incluyendo al Lincoln Center Festival y el Festival de Otoño de Madrid, entre otros. Sus espectáculos se presentaron en más de setenta ciudades de América y Europa. Sus obras de teatro están editadas en dos volúmenes: Cuerpo de prueba y La Deriva. Varias de ellas han sido traducidas al francés, al alemán, al italiano y al portugués.

EL ELENCO Gabriel Goity (Tommy). Cursó estudios en la Escuela Nacional de Arte Dramático. Socio fundador del Chacarerean Teatre junto a Mauricio Dayub, Luis Sartor y Martín Cortés. Desde 1981, ha participado en más de 40 obras de teatro, siendo dirigido, entre otros, por Rubén Szchumacher; Villanueva Cosse; Alberto Ure; Cristina Banegas; Manuel González Gil; Oscar Martínez; con quien ganó los premios ACE y Trinidad Guevara, por su labor en Humores que Matan y Daniel Veronese, en la multipremiada obra El Método Gronholm. Dirigido por Sergio D´Angelo, ganó el premio Estrella de Mar 2003 al mejor actor, por su rol en Adentro, de Mauricio Dayub. En televisión y desde 1992, ha desarrollado una destacada participación en diversos programas, siendo premiado en 4 oportunidades con el premio Martín Fierro. Asimismo, el Jurado de Honor de la Fundación Kónex lo premió como uno de los cinco mejores actores de la década del 90. En el 2004 obtuvo el premio Clarín al mejor actor de televisión. En cine, tiene en su haber 16 títulos, habiendo trabajado, entre otros, bajo las órdenes de Juan Bautista Stagnaro; Juan José Jusid; Raúl Perrone; Gustavo Postiglione; Fernando Spiner; Sergio Belotti; Teresa Costantini; Víctor Dinenson; Leonardo Di Cesare; recibiendo el premio Cóndor de Plata con la dirección de Alberto Lecchi por la película Secretos Compartidos. Jorge Suárez (Dani). Egresado del Conservatorio Nacional de Arte Dramático.

Se dedica desde hace 20 años, con gran éxito, a recorrer diferentes ámbitos escénicos: Teatro, TV y Cine. Fue distinguido como mejor actor por su actividad teatral con los siguientes galardones y premios: Estrella de Mar; A.C.E.; Clarín; Florencio Sánchez; María Guerrero; Trinidad Guevara; Teatro del Mundo; Revista Siglo XXI. Lo dirigieron: Daniel Veronese (en El Método Gronholm); Francisco Javier; Carlos Gandolfo; Jorge Lavelli; Laura Yusem; Lí¬a Jeli¬n; Villanueva Cosse; Rubén Szuchmacher; Hugo Urquijo; Eduardo Gondell; Oscar Martínez; Jaques Lasalle; Jaime Kogan; y Daniel Veronese; con quienes transitó algunos autores tales como Shakespeare; Moliere; Ben Jonson; Camus; Chejov; Discípulo; Gorostiza; Gambaro; Cossa; Kartun; Berkoff; Tabori; Valle Inclán; Gogol; Scola y Murrell. María Socas (Juana). En teatro, protagonizó De repente el Último verano; Nuestro fin de semana; Platonov; Amanda y Eduardo; El pobre hombre; El padre; Plaza Suite. En cine, protagonizó La entrega; El regreso; El mismo loco afán; Jardín primitivo; Las manos; Sin intervalo; El cazador de la muerte; Los magos del reino perdido. Para Estados Unidos, protagonizó The Warrior and the Sorceress junto a David Carradine y Vengeance of a Soldier junto a John Savage. En TV, protagonizó Mujeres Asesinas; Femenino-Masculino; Tiempo Final; Un Cortado; La Condena de Gabriel Doyle; Código Negro; Cartas de Amor en Cassettes; Atreverse; Amores; Zona de Riesgo. En radio, condujo La Música de los Músicos. Recibió el premio Arte Vivo por su rol de Catalina en De repente el Último verano de Tennessee Williams. Mireia Gubianas (Helena). Actriz y Cantante. Licenciada en Lengua y Literatura, Titulada en Interpretación y Graduada por el Conservatorio Superior de Música en Barcelona. Amplió sus estudios actorales y dramatúrgicos con Javier Daulte y Rafael Spregelburd.

Fue la protagonista de Gorda en Barcelona (dir. Magda Puyo) durante la temporada 2006-2007 con gran aclamación de público y crí¬tica. Como actriz, se destacan sus trabajos en Peer Gynt (dir. Calixto Bieito) y Banal Sessions of Fedra (dir. Pau Miró) y en las Óperas Wozzeck, Hangman, Hangman, The Town of Greed (en el Gran Teatro del Liceo). Como cantante, ha participado en las Óperas Dido et Eneas, La Barca di Venecia per Padova (firmando la dirección artística), y en las zarzuelas La Verbena de la Paloma; Marina; Luisa Fernanda. Ha incursionado en el cine, la publicidad y la televisión destacándose su participación en la exitosa tira de la televisión catalana El Cor de la Ciutat. Goly Turili (reemplazo Helena): Comenzó sus estudios teatrales en el Teatro de la Comedia, donde su primera maestra fue Thelma Biral. Luego siguió formándose con el profesor Raúl Serrano. Ha realizado diferentes obras siempre en el circuito off: ¿Si Tengo Suerte?, La Cena, Te Gustará Probar, Arlequino, Servidor de Dos Patrones (en dos distintas versiones libres) y El Deseo Atrapado por la Cola. En televisión, trabajó por primera vez en Costumbres Argentinas y luego en Son de Fierro. COMENTARIOS DEL AUTOR Era bastante fácil de perder, supongo. El peso, quiero decir. Un día simplemente decidí¬ que ya era tiempo, y me embarqué en el proceso con una tenacidad y diligencia nunca antes vista en mí¬. A diferencia de Adam, el protagonista de mi obra del 2001 La Forma de las Cosas, quien es llevado al camino del auto mejoramiento por su interés en una joven mujer, mi viaje era una búsqueda individual motivada por razones más mundanas. No me sentía atractivo. Mi aspecto era una porquería. Estaba harto de usar siempre los mismos pantalones. Entonces hice algo al respecto. Planifiqué para mí¬ un régimen bastante detallado y me avoqué a la tarea usando este simple mantra: Pará de comer en semejantes cantidades, gordo bastardo.

Ahora, eso suena bastante básico y no muy científico, pero juro que ese era el corazón de mi programa. Que después de algunos ingredientes básicos la inclinación iba a ser al cambio, ASͬ? Si dejaba de atragantarme con tanta comida (y con un determinado tipo de comida), empezaba a hacer un poco de ejercicio, y le daba un poco de tiempo, mi cuerpo no iba a tener más remedio que seguir la corriente. No leí la dieta de Atkins ni consulté a nadie en la profesión médica; simplemente decidí¬ lograrlo. Y eso fue lo que hice-bajé 30 kilos en los ocho meses siguientes y podía ver una marcada diferencia en mi actitud, cuerpo, y estado general. Estaba feliz, saludable, y de buen Ánimo. O eso fue lo que pensé. Como el personaje principal de esa obra, yo también descubrí¬ al tonto vanidoso que estaba viviendo justo debajo de la superficie de mi yo habitual. Cómo me gustaba volver rápido a casa después de una caminata o levantarme de un salto a la mañana y estudiarme a mí¬ mismo, chequeando si me veía un poco más flaco. Los cambios en el día a día eran imperceptibles, claro, pero eso no me impedía bajar la velocidad frente a cada reflejo, o sentir el contorno de mi cintura o palmear secretamente mi propio trasero para ver si estaba más durito o no. ¿Quién era esta persona?

Yo no, o al menos nunca había sido yo antes de esto. Pero ahora acá¡ estaba. Entrando a Banana Republic para probarme sweaters nuevos y teniendo la secreta esperanza de que iba a poder bajar otro talle más de cintura, por la pura diversión de hacerlo. Tomar la segunda caminata del día simplemente porque tenía una hora libre. Este ciclo, bajo en carbohidratos y de entrenamiento físico intenso, se estaba haciendo tan adictivo para mí¬ como lo había sido la comida, y no se vislumbraba ningún final. También noté que estaba escribiendo cada vez menos y menos. El final, por supuesto, llegó de la misma manera en que llega para muchas personas. Seis meses después había vuelto a engordar veinte kilos, y no me parece que esa tendencia vaya a detenerse por el momento. El primer impulso de Adam cuando descubre la decepción de su novia, Evelyn, es comer. Las acotaciones piden que el personaje se meta algunas galletitas dulces en la boca. Mira de todo lo que me estuve perdiendo en este tiempo? parece estar diciendo.

Como mi creación de ficción, yo soy alguien a quien el stress lo impulsa a comer. Cuando las cosas se ponen mal o hasta un poquito complicadas, yo agarro una bolsa de papas fritas o una caja de pochoclo y me los devoro. Mi madre me enseñó este truco de automedicación hace años, y hace ya largo tiempo que llevo usándolo. Cuando tengas dudas, comé unas Pringles. Algunos infortunios personales y laborales me llevaron directamente de vuelta a la alacena y al viejo camino conocido. O cualquier camino, para el caso. No puedo recordar la Última vez que hice ejercicio. Y gracias por preguntar, estoy usando de vuelta aquellos pantalones. Ah, sí¬, también escribí¬ varias obras nuevas. Una de ellas con el elegante nombre de Fat Pig (Cerda Gorda). Ahora, no estoy diciendo que la creatividad está totalmente ligada a la infelicidad personal, pero recuerdo leer con reverencia y respeto las historias sobre Eugene O´Neil gritando detrás de las puertas cerradas y arañando su propia cara mientras componía Viaje de un Largo Día hacia la Noche. Nada parecido sucedió acá, por supuesto, pero definitivamente podes escuchar el crunch y el crack-crack- de los snacks siendo consumidos a lo largo de parte de mi mejor trabajo. Esto es lo que tanto me interesa sobre la escritura, supongo. Esta noción de creación y lo fácil que es hacer que todo funcione sobre el papel. A diferencia del personaje de Helena- la heroína con sobrepeso, sensible, y absolutamente deliciosa de Fat Pig que desdeña la ficción en favor de la realidad- yo encuentro que las cosas son mucho más fáciles en el papel que en la realidad. ¿Querés ir a la playa y no transpirar o que se te meta arena en el pelo? Empezó¡ a escribir. ¿Querés conjurar un romance encantador pero poco probable, sin tener que lidiar con las consecuencias y la lluvia radioactiva? Agarra tu lapicera. Es una anomalía interesante: amo hacer que la vida sea impredecible para muchos de mis personajes de ficción mientras enfrentan terribles infortunios, calamidades, y cataclismos, pero cada vez más me encuentro a mí¬ mismo yendo a vivir la vida en la computadora y no yendo a enfrentarme con ella. Los escritores, para mejor o para peor, son dioses de su propio universo: Es así porque yo lo digo así?

Y aunque este cielo propio pueda ser un poco solitario, tengo una vista fantástica. En el papel, nadie se queja mientras sube las escaleras salvo que ese sea mi designio. Nadie traiciona a un amigo o a un amante salvo que yo de la señal. La vida debería ser así de fácil. Mientras esta obra iba a New York para su estreno, despertó en mí¬ un cierto nivel de introspección. Casi siempre me preguntan como quién me veo mientras escribo, qué personaje es realmente yo. En el pasado, fui reticente, o ingenioso o sabiondo con el asunto, cayendo en ese gastado adagio â??Hay un poco de mí¬ en cada uno de ellos?. En este caso, sin embargo, supongo que eso es verdad. Pero no sólo un poco. Veo mucho de mí¬ mismo en Fat Pig; sin importar cuál sea el título de la obra, la historia realmente trata sobre las debilidades humanas y la dificultad a la que mucha gante se enfrenta cuando intenta defender, vivir de acuerdo a, o hacer público aquello en lo que cree. Y esto es lo que me pasa a mí¬, en pocas palabras-bien intencionado como el que más, pero sorprendentemente incapacitado cuando las papas realmente queman. El heroísmo, pareciera, es una dura tarea. En cuanto a los personajes que pueblan Fat Pig, los quiero a todos porque son tan desesperadamente humanos-quieren tener convicciones pero, finalmente, prefieren ser aceptados o satisfacer sus necesidades.

No son convencionalmente agradables, tal vez, pero son absolutamente reconocibles como personas. En realidad no me preocupa mucho que al público le gusten mis personajes o que quieran verlos en una secuela o comprar el merchandising relacionado al espectáculo. Dejemos eso para las películas. Todo lo que me importa es crear individuos que sean interesantes. Tan interesantes y complejos como son las personas en la vida. Espero haber hecho eso acá¡. COMENTARIOS DEL DIRECTOR La historia no es complicada a simple vista: Un hombre se enamora de una mujer. Hasta allᬠun drama incluso trillado. Pero si agregamos que ese hombre se sorprende a si mismo enamorándose de una mujer con sobrepeso todo cambia y aparecen los problemas: la unión se considerará, sin ningún disimulo, como un error de la naturaleza. Nadie estará de su lado -ni sus amigos- cuando tenga que tomar una decisión trascendental. Burlas, risas, insultos, todo parece valer cuando nos enfrentamos a la aparente diferencia. Podemos decir que GORDA es una obra sobre problemas. La gente tiene problemas cuando un cuerpo (el propio y el ajeno) no coincide con los cánones de belleza establecidos. Así¬ el protagonista tendrá problemas cuando decida esgrimir un sentimiento que está fuera del pentagrama general. Ante tamaño sacrificio humano, pienso, deberíamos poder responder afirmativamente el siguiente interrogante: El culto al cuerpo, la delgadez, la talla cero nos garantizará la felicidad? Obviamente no, pero la carrera por el adelgazamiento es inexplicable e inexorable. No sé si esta obra finalmente influirá en esa carrera.

No sé tampoco si es el cometido del autor. SÍ, creo, intenta mostrar nuestra dificultad de reconocer que alguien pueda tener una elección atípica. Ese alguien será combatido sin piedad. Pienso que, a esta altura del texto, deberá decir que es una obra sobre el problema de la gordura. Pero los que hacemos GORDA, creemos, que Neil Labute, uno de los escritores contemporáneos más provocadores del momento, en cine y teatro, con crueldad extrema, mordacidad e inteligente ataque desde la ironía, nos arma una comedia trágica sobre el problema de la cobardía en nuestras vidas, lo que no nos permite ser lo que en el fondo queramos ser por propia elección. Y lo que más agradezco del autor es que nos deja el problema en la puerta de nuestra casa, no acusa, no descorre heroicamente el manto de la verdad, solo expone abiertamente, sin tapujos, sin contemplaciones, aquello que pensamos o decimos a escondidas sobre lo diferente. Será fácil, entonces, verse reflejado en las acciones de estos cuatro personajes, humanos al fin. También, supongo, se podrá pensar que habla de otros, de los otros. Pero los que hacemos este espectáculo esperamos, con honestidad, que la escena se nos haga tremendamente familiar.

Comentarios (0)